+55 (47) 2105-5000
Vuelve

Contratos de arrendamiento: Qué cambió con NIIF 16 y IFRS 16

20 enero 2021

Desde que entró en vigor en enero de 2019, la NIIF 16 (IFRS 16) introdujo algunos cambios para las empresas en el reconocimiento de sus activos y pasivos.

Como consecuencia de esos cambios, y sobre la base de las aclaraciones e interpretaciones que suelen hacerse sobre el tema, pueden seguir surgiendo algunas dudas sobre la repercusión de la norma en los estados financieros y los balances.

NIIF 16: ¿Qué cambió con la nueva reglamentación?

Lo que antes se consideraba como gastos de alquiler, ahora se añade a los intereses y a los gastos de depreciación, sustituyendo el cálculo de los gastos de explotación. 

La empresa debe hacer el cálculo basado en el derecho de uso y el pasivo por arrendamiento, haciéndolo obligatoriamente visible en el balance. 

Por lo tanto, el derecho de uso se deprecia ahora de acuerdo con el término de uso del activo, y el pasivo se descuenta también de acuerdo con la corriente de pagos, junto con el reconocimiento de los intereses como un gasto financiero. 

En resumen, el inquilino ya no tendrá el gasto de la renta mensual y tendrá el gasto de los intereses añadido a la depreciación.

¿Cómo eran antes los contratos de arrendamiento?

Antes de la norma, sólo se evaluaban los contratos de arrendamiento, cuyo análisis tenía por objeto visualizar la presencia de características de arrendamiento operativo o financiero. 

Tras la aplicación de la NIIF 16, el enfoque pasó a ser diferente. El principio básico es mejorar la forma en que se realizan y analizan los contratos de arrendamiento.

Actualmente, el análisis se realiza en todos los contratos de las empresas que tienen identificado el control de activos, con el fin de evaluar si el contrato contiene componentes de Leasing o no. 

En resumen, si el contrato incluye el derecho del contratista a controlar cualquier bien en el que haya un pago mensual por el uso de un bien, se hará la evaluación.

¿Cuál es el impacto en los indicadores y qué es lo que hay que redefinir?

Algunas métricas financieras e indicadores de desempeño también sienten los cambios con esta nueva la norma. Veamos el impacto en las declaraciones clave:

  • Efecto sobre el balance general (BG): Con el cambio de los valores que se presentan en el estado financiero, hay una disminución implícita del índice de endeudamiento en el patrimonio libre de los pasivos y también en la liquidez corriente y la rotación de los activos.

  • Efecto en la demostración del resultado del ejercicio (DRE): Al reconocerse los gastos financieros de los pasivos y la depreciación de los activos, se produce un aumento de los beneficios de las operaciones.

  • Efecto sobre el EBITDA: Al sustituirse el cálculo de los gastos de explotación por la suma de los intereses y las depreciaciones, se produce un aumento del EBITDA y de los indicadores de rentabilidad y beneficios.

  • Efecto en el estado de flujo de caja (EFC): El efecto es indirecto, ya que no modifica el pago. El pago de los intereses se registra como Actividad Operativa y el pago de la renta como Actividad Financiera.

Impactos de la pandemia en los contratos arrendamientos

Aunque la pandemia también ha traído complicaciones a las finanzas, los efectos contables de estos reajustes requieren la atención de las empresas para aplicar adecuadamente los requisitos de la NIIF 16.

Sin embargo, la International Accounting Standards Board (IASB) ha publicado enmiendas a la norma, que dice lo siguiente: “La enmienda exime a los arrendatarios de tener que considerar los contratos de arrendamiento individuales para determinar si las concesiones de alquiler que se producen como consecuencia directa de la pandemia Covid-19 son modificaciones de los contratos de arrendamiento y permite a los arrendatarios contabilizar dichas concesiones de alquiler como si no fueran modificaciones de los contratos de arrendamiento. Se aplica a las concesiones de alquiler relacionadas con la pandemia Covid-19 que reducen los pagos de alquiler que vencen el 30 de junio de 2021 o antes.

Ello se debe a que, con la pandemia, muchos contratos de arrendamiento se han renegociado, lo que ha dado lugar a efectos contables para los arrendadores y, por consiguiente, a la obligación de volver a medir el derecho de uso de los activos y las obligaciones de arrendamiento.  

Con tan importantes impactos en los estados y balances, es evidente el desafío que implica adaptarse a la norma NIIF 16. 

Por ello, entendiendo las necesidades y complejidades de este escenario, Gesplan lanzó la WFN Lease NIIF 16.

La solución se desarrolló para gestionar los contratos de arrendamiento y alquiler, y permite hacer un seguimiento constante de las actualizaciones de la norma adaptándolas al sistema.

Validado por empresas auditadas por las “Big Four”, WFN Lease NIIF 16 permite:

  • Calcular proyecciones de reajustes contractuales; 
  • Gestionar los activos arrendados de la empresa; 
  • Realizar el reconocimiento financiero y contable del saldo de los contratos y cálculos al valor presente;
  • Facilitar la contabilidad de forma automática e integrada;
  • Y analizar todo ello a través de informes dinámicos. 

¿Quiere saber más nuestro software y cómo puede ayudarte en el proceso de adaptación de su empresa a la norma NIIF 16? Contáctenos ahora.

Tags:

IFRS 16

20 enero 2021

Control basado en datos: ¿Por qué tu empresa necesita este cambio?

Hoy en día existen muchas herramientas tecnológicas que se pueden aplicar a las finanzas y la tesorería. Eso lo sabemos....

Lea mas
20 enero 2021

Gestion de Tesoreria: Razones para Invertir en Ella I Gesplan

Cuando se piensa en la productividad del equipo de finanzas, es imposible no hablar del uso de la tecnología en tesorerí...

Lea mas
20 enero 2021

Mejora tu control de caja con un software de gestión financiera

¿Te imaginas tener a mano toda la información del flujo de caja? Ahora imagina que este control de caja es siempre perfe...

Lea mas